domingo, 16 de julio de 2017

Reseña: Pandemónium (Delírium #2)

Título original: Pademonium
Autor: Lauren Oliver
Año de publicación: 2012
Páginas: 379
Editorial: Ediciones SM
Idioma original: inglés
Precio: 17'99 €

Consíguelo:
Amazon
Casa del Libro


Sinopsis

Lo ha conseguido. Lena ha llegado a Tierra Salvaje y se ha salvado, pero el camino no ha sido fácil. Poco a poco, va recordando los pasos que le han llevado hasta la comunidad de inválidos a la que pertenece. Pero ahora Lena es un miembro de la Resistencia, y tiene una misión importante que cumplir: luchar por un mundo donde el amor no sea considerado una enfermedad.

Tardé mucho en animarme a leer la segunda parte de Delírium, ya que aunque el primer libro me dejó expectante por ver cómo le iba a Lena, no me atraía mucho volver a encontrarme con esta narradora, pues me parecía plana y bastante floja. Sin embargo, me he llevado una sorpresa en Pandemónium, al encontrarme con un personaje que va evolucionando hasta alguien completamente diferente. Esta segunda parte de la trilogía nos cuenta dos historias paralelas: la de Lena justo después de cruzar la valla (Entonces) y la de Lena viviendo oculta en Nueva York meses después (Ahora). Esta división me atrajo mucho, porque muchos de los capítulos acababan con un final inesperado y el siguiente daba un salto en el tiempo, por lo que tenías que seguir leyendo para saber lo que pasaba.

Primero vayamos a la época en la que Lena acaba de llegar a la Tierra Salvaje: está asustada y sigue siendo débil. No confía mucho en los que viven en el Refugio con ella, y no acaba de acostumbrarse del todo a la vida de los inválidos. Sin embargo, a lo largo de los capítulos se da cuenta de que todos allí pasaron por lo que está pasando ella: fueron personas que querían amar libremente y se escaparon de su hogar, dejando atrás todo. Lena va adaptándose poco a poco y consigue entrenarse: participa en las actividades diarias, cada vez recoge el agua más rápido y aprende a descifrar los mensajes que llegan desde dentro de la Valla. Para el momento en el que los habitantes del Refugio tienen que huir porque llegan los controladores, Lena ya se ha adaptado completamente y no queda rastro de la chica que un día fue.

Bastantes meses después, Lena está viviendo en Nueva York con Tack y Raven (quien es mi personaje favorito, por cierto). Bajo el nombre de Lena Morgan Jones, atiende a las concentraciones de la ASD (América Sin Deliria) para intentar sacar información. En uno de estos discursos, los carroñeros irrumpen y comienzan una masacre de la que Lena se libra escondiéndose en un edificio. Sin embargo, poco después es secuestrada junto a Julian, el hijo del líder de la ASD. En esta segunda visión del libro, Lena me pareció un personaje completamente diferente. Segura de sí misma, valiente y que no se deja intimidar cuando Julian la mira con desprecio por ser una inválida. Reúne las fuerzas suficientes para sacarlos a ambos de la celda, y cuando por fin consiguen salir, Lena no se resigna a quedarse en el refugio: va a salvar a Julian. Algo que me gustó mucho de este rescate es que, en el momento en el que Lena pensaba que estaba sola, Raven y Tack aparecen para ayudarla (y, de hecho, son ellos los que hacen que la misión triunfe). Desde luego en este libro he encontrado a una narradora y protagonista que sí me ha gustado y por la que merece la pena leer el siguiente.

Otras de las incógnitas que quedan abiertas son, por ejemplo, el regreso de la madre de Lena, cómo va a ser ahora la vida de Julian y, por supuesto esa aparición inesperada. No voy a mencionar el nombre porque es el mayor spoiler del libro (sé que ya he hecho algún spoiler más arriba, pero no tienen comparación con este). Lo único que diré es que me pareció un final abierto muy atrayente para leer Réquiem, ya que mi cara fue de sorpresa absoluta.

Lauren Oliver ha conseguido reengancharme a esta trilogía con esta segunda parte que contiene la dosis perfecta de aventura y acción y que termina en un final de infarto. La lectura no se hace pesada en ningún momento porque siempre hay algo ocurriendo, hay pocas escenas tranquilas que te permitan desconcentrarte. Además, como ya he dicho antes, la combinación de dos espacios temporales hace que no puedas dejar de leer, y le da un ritmo perfecto a la novela.


1 comentario:

  1. Hola!!
    No he leído la primera parte, me alegro que lo hayas disfrutado.
    Un saludo :)

    ResponderEliminar