domingo, 9 de abril de 2017

Reseña: Buscando a Alaska

Título original: Looking for Alaska
Autor: John Green
Año de publicación: 2005
Páginas: 304
Editorial: Nube de Tinta
Idioma original: inglés 
Precio: 14'95

Consíguelo:


Sinopsis 

Antes: Miles ve cómo su vida transcurre sin emoción alguna. Su obsesión con memorizar las últimas palabras de personajes ilustres lo lleva a querer encontrar su Gran Quizá (como dijo François Rabelais justo antes de morir). Decide mudarse a Culver Creek, un internado fuera de lo común, donde disfrutará por primera vez de la libertad y conocerá a Alaska Young. La preciosa, descarada, fascinante y autodestructiva Alaska arrastrará a Miles a su mundo, lo empujará hacia el Gran Quizá y le robará el corazón... 

Después: Nada volverá a ser lo mismo. Miles, un joven que busca su destino, y Alaska, una chica perdida en el laberinto de la vida, se enfrentan a preguntas intemporales: ¿qué significado tiene nuestra existencia?, ¿podemos llevar una vida plena tras vivir una tragedia sin resolver?

Buscando a Alaska es la primera novela de John Green, la obra que le ubicó en el mapa de la literatura juvenil. He de decir que está muy trabajada y tiene mucha profundidad emocional para ser la primera novela de un autor, ¡menuda forma de entrar en el mundo de la literatura!

La novela nos presenta a Miles Halter, un adolescente que casi no tiene amigos y cuyo hobbie es aprender las últimas palabras de personajes célebres. Es por eso que, harto de su vida en su ciudad natal, se muda al internado Culver Creek en busca de su Gran Quizá (siguiendo las aspiraciones de François Rabelais). Este chico tímido y antisocial viaja a través de las paginas y acaba convirtiéndose en una persona a prueba de los golpes de la vida. Es en este viaje donde conoce a muchos amigos igual de excéntricos que él, incluyendo a la fascinante Alaska Young, de la que se enamora. Miles es un chico sensible, a mi parecer, que piensa que su relación con Alaska va a ser como la de las películas románticas: empiezan a ser amigos y al cabo de un tiempo la chica mala se da cuenta de que lo mejor para ella es su amigo rarito pero que la ama con locura. Desgraciadamente no es así, pero sin que Miles se dé cuenta su amor por Alaska lo transforma a pesar de no estar juntos. Aprende sobre la vida, aprende que no todo acaba como uno quiere, aprende a ser adolescente por una vez,... y, a pesar de verlo todo oscuro cuando sucede el día, consigue seguir adelante.

Un caso a parte es la arrolladora Alaska Young. Una chica de un pueblo pequeño atormentada desde siempre por la muerte de su madre, que se mudó a Culver Creek para ser libre, y lo fue. Es descarada, divertida y tiene una extraña obsesión por la muerte. Sus amigos la aceptan tal y como es, porque además se le ocurren las mejores bromas. En esta chica confluyen tantas personalidades que no sabría describirla de forma breve: tan pronto te hace una reflexión filosófica sobre la vida que te echa a gritos de su cuarto. La obsesión de Alaska por encontrar su camino en el laberinto de la vida hace que cree un muro a su alrededor y casi no permita sentimientos (excepto a su novio), de ahí su obsesión con la muerte y su destino en el día. Me pareció un personaje bastante profundo pero con el que no llegué a conectar del todo, supongo que porque yo no me planteo tantas dudas sobre la vida ni si estoy "perdida" en ella.

La estructura del libro es muy interesante, porque te intriga: en vez de capítulos, cada tramo de la vida de Miles en Culver Creek se presenta como "X días antes", luego "el día", y por último "X días después". Nunca había leído algo así y me pareció una forma curiosa y muy acertada de dividir la narración.

La novela me pareció entretenida, con toques de humor sarcástico y con las reflexiones vitales que plagan todas las novelas de John Green y que realmente te hacen plantearte preguntas. Algo que sí he de reconocer es que Alaska me pareció la hermana perdida de Margo, protagonista de Ciudades de papel. No es que sean un calco la una de la otra, pero sus personalidades y los hechos que las rodean (un chico que las quiere y no le corresponden, un misterio en sí mismas, etc.) son bastante parecidas. Se podría decir que Margo nació a partir de Alaska. Sin embargo, esta novela, aunque no es de mis favoritas, me gustó bastante por los grandes dilemas que plantea sobre la vida y por la profundidad de su mensaje: busca tu Gran Quizá antes de que sea tarde.
"Cuando los adultos dicen: "los adolescentes piensan que son invencibles" con esa sonrisa mañosa y estúpida en sus caras, no saben cuan en lo cierto están"

5 comentarios:

  1. Hola!!
    No creo que lo lea, gracias por la reseña.
    Un saludo :)

    ResponderEliminar
  2. Sí, no es de los mejores, pero para pasar no está mal. Gracias por leer :)

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola!
    Del autor sólo he leído Bajo la misma estrella y luego lo intenté con El teorema de Katherine pero no pasé de las 50 páginas y no creo que vuelva a leer nada de él. La verdad es que me da que todos sus libros tiene un punto repetitivo y que siempre suele escribir sobre lo mismo o llegando al mismo punto.
    Besos^^

    ResponderEliminar
  4. Sí, la verdad es que Bajo la misma estrella es el único de sus libros que, a mi parecer, se sale de lo común. El resto parecen seguir la misma estructura, y no sólo en los personajes, sino también en las tramas y los diálogos. Gracias por comentar, me alegra ver que no soy la única con ese punto de vista :)

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola, Betty!
    Creo que John Green tiene una manera de entender a los jovenes muy peculiar, si bien encantada con Bajo la misma estrella, tanto que lo releo cada año, este libro me parecio un poco flojo, aunque cosas interesantes, la protagonista no es que me agrade mucho. Gracia por la reseña.

    ¡Nos leemos! :3

    ResponderEliminar