jueves, 2 de marzo de 2017

Reseña: El (sin)sentido del amor

Título original: El (sin)sentido del amor
Autor: Javier Ruescas
Año de publicación: 2015
Páginas: 224
Editorial: Ellas Montena
Idioma original: español
Precio: 12'95 €

Consíguelo:
Amazon
Casa del Libro


Sinopsis

La fiesta que da inicio a las vacaciones parece sacada de una peli: una casa enorme y un montón de chicos bebiéndose el último verano antes de la universidad.

No es el ambiente de Lana, ella preferiría estar con la cabeza metida en sus ilustraciones. Pero Ciro, el blogger anónimo del momento y su mejor amigo, la ha arrastrado hasta allí porque dice que es donde está la emoción. Y lo cierto es que no se equivoca: en esa fiesta Lana conoce a un chico muy interesante con quien se siente inesperadamente cómoda; la anfitriona tiene una gran bronca de celos con su novio y Julia, la mejor amiga de Lana, no llega a encontrarles porque de camino a la fiesta se topa con un perfecto desconocido y decide pasar la noche con él.

El problema es que esos tres chicos: el interesante de Lana, el novio infiel de la anfitriona y el perfecto desconocido de Julia, son la misma persona: Jac, quien además va a empezar a trabajar con el padre de Lana el lunes siguiente. ¿Tiene sentido?

Este verano, Jac y Lana están atrapados en el mismo universo y parecen destinados a colisionar una y otra vez hasta que lo descubran.


"El amor seguiría siendo un total, perfecto y absoluto sinsentido". Cuánto tiempo llevaba queriendo acabar este libro. La verdad, lo empecé a leer en una época muy mala, porque se me venían todos los exámenes encima, y he tardado más o menos un mes en leerlo (lo sé, un sacrilegio, pero el deber es el deber). Sin embargo, aquí estoy para ofreceros mi humilde opinión sobre esta novela.

Lo primero es lo primero: Lana, la protagonista. Esta chica me cayó bien desde el minuto uno que empecé a leer. Me sentí bastante identificada con ella en algunos aspectos: le da demasiadas vueltas a las cosas, le gusta la vida tranquila, y es capaz de tragarse un muermo de fiesta por ayudar a un amigo. En cambio, su originalidad es algo que la separa de mí por completo (en cuanto a pintura, me refiero). La pasión y el sentimiento que expresa cada vez que dibuja o habla de arte te hace sentir a ti mismo el gran cariño que siente por esta disciplina. Lo único que me ponía de los nervios era su miedo a decirle a su padre que quería entrar en Crisol, ya que una chica con tanto talento no tendría que tener miedo a mostrarlo.

La mayor parte de la obra, las acciones de Lana están motivadas única y exclusivamente a proteger a su amiga, aunque tenga que enfrentarse a algunos obstáculos en el camino. La actividad de Lana como espía en el gimnasio es tan penosa que no pude parar de reír mientras la leía. Además, todos los diálogos entre ella y Ciro me parecen una auténtica joya.

Por otro lado tenemos al rompecorazones de todas las novelas, en este caso llamado Jacobo Casanova (un 10 por el apellido, Ruescas). Desde que leí la sinopsis sabía que me iba a encontrar con el típico chico que va de flor en flor, un rebelde sin causa que nunca sienta cabeza. Sin embargo, aunque al principio sí lo parecía, a medida que avanza la trama te das cuenta de que no es el personaje arquetipo  que te esperabas. Su pasión por el arte y su miedo a que le rompan el corazón de nuevo te muestran una cara completamente distinta del típico chulo adolescente.


He de admitir que, al leer la sinopsis, me imaginé la típica historia estilo After: una chica buena que nunca se ha enamorado conoce al rompecorazones de la ciudad, se enamoran y él acaba cambiando su forma de ser por ella. Pues bien, me ha dado un "zas en toda la boca", porque no es para nada así. Aunque al principio pueda parecerlo, el giro final de trama cuando te enteras de la razón de la larga lista de ex-amantes de Jac es tan inesperado que ni siquiera yo lo vi venir (y eso que me considero bastante perspicaz).

Aún así, hay algunas cosas que no me han gustado. Por ejemplo, que todas las chicas de los vídeos salieran con Jac porque querían lograr algo me hace pensar si realmente hay gente que piensa que por salir con alguien popular vas a conseguir prestigio o gratitud en la vida. Otro tema que no entendí muy bien fue el perdón del final: entiendo que Jac tuviera que pedir perdón a Lana por mentirla y por no contar desde el principio la verdad sobre todas esas chicas, pero no me pareció bien que sólo Jac tuviera que disculparse. Es decir, Lana también lo hizo muy mal quedando con la ex de Jac a escondidas y tocando material que no era suyo, como los vídeos, porque por culpa de eso pasó lo que pasó en la fiesta del club. Creo que Lana también tendría que disculparse.

A pesar de estos dos detalles, la novela en general me ha gustado, pues me ha parecido una lectura fresca, divertida, romántica y bastante ligera (obviando de mi demora por motivos externos).


No hay comentarios:

Publicar un comentario