jueves, 16 de febrero de 2017

Reseña: Delírium (Delírium #1)

Título original: Delirium (Delirium #1)
Autor: Lauren Oliver
Año de publicación: 2012
Páginas: 448
Editorial: Ediciones SM
Idioma original: inglés
Precio: 15'95 €

Consíguelo:









Sinopsis

A nadie le gusta estar enfermo. Afortunadamente, en el siglo XXII los científicos han encontrado la cura para la pandemia que, durante milenios, asoló el planeta. Un delirio que se contagiaba más rápido que cualquier otra enfermedad, afectando a cientos cada día, y a millones al cabo del año. Era tan grave que, encontrada la cura, el gobierno decretó su administración a todos los ciudadanos, a partir de la mayoría de edad. Lena Holoway está emocionada. Lleva años esperando cumplir los 18. Por fin recibirá la cura, por fin vivirá sin dolor, de un modo predecible y feliz. Por fin hay cura para esa enfermedad llamada amor.

Esta primera entrega de la trilogía Delirium contiene todos los elementos que me animan a continuar leyendo: una mezcla de comedia, tensión, misterio y romanticismo. No es la típica historia de amor imposible entre una chica y un chico de mundos diferentes, o entre los descendientes de dos familias enfrentadas. La relación de Lena y Alex no está prohibida por tratarse de ellos, cualquier tipo de amor en esta distopía está prohibido: es una enfermedad.

Lena comienza contando su vida cuando le quedan apenas unos meses para estar curada. Está ansiosa porque sabe que es lo correcto, es necesario para que la sociedad siga su curso, aunque su vida tras la operación no sea la más deseable. Esta chica me pareció muy conservadora y estirada en cuanto empecé el libro: sabe que va a casarse con un desconocido y que su vida será monótona y aburrida, pero prefiere eso a acabar como su madre. Me sentaba muy mal cada vez que censuraba a su amiga Hannah por querer ir a un concierto o a una fiesta. Sin embargo, a lo largo de la novela va cambiando su visión del amor y se da cuenta de que es capaz de renunciar a todo por ser libre, por no vivir atada a una vida que no quiere.

Alex es la representación del chico con el que toda chica sueña: es aventurero, libre, le gusta la poesía y hace vivir a Lena momentos inolvidables. Le hace ver que su vida sería horrible si se quedara en Portland, y que sea cual sea su futuro fuera de la valla, será mejor que vivir encerrada.


La forma en la que Lauren Oliver transmite la relación de los dos personajes te hace sentir tanta pasión y nerviosismo que realmente te fundes con la trama. Creo que nunca había leído una novela que me hubiera hecho sentir en constante sensación de peligro, que cualquier momento en el que están juntos los controladores aparecerían y les llevarían a las criptas.

Paralelamente se desarrolla la trama de la situación familiar de Lena, la cual incorpora mucha complejidad. Cada vez que te encuentras con una escena en la que Lena habla con su familia, tú mismo sientes la mala situación que existe entre ellos, y que únicamente es comprendida por la pequeña Gracie. El giro final cuando Alex descubre que la madre de Lena consiguió escapar de las criptas no pudo ser más sorprendente.


Para terminar, la escena de fuga final me partió el corazón. Después de todo lo que sufre este par de enamorados para poder estar juntos, pasa lo que pasa. A pesar de ello, estoy deseando leer Pandemónium para seguir conociendo la vida de Lena fuera de la valla.



No hay comentarios:

Publicar un comentario