sábado, 18 de febrero de 2017

Reseña: Bajo la misma estrella

Título original: The fault in our stars
Autor: John Green
Año de publicación: 2014
Páginas: 304
Editorial: Nube de tinta
Idioma original: inglés
Precio: 14'95 €

Consíguelo:
Amazon
Casa del Libro


Sinopsis 

 A Hazel y a Gus les gustaría tener vidas más corrientes. Algunos dirían que no han nacido con estrella, que su mundo es injusto. Hazel y Gus son solo adolescentes, pero si algo les ha enseñado el cáncer que ambos padecen es que no hay tiempo para lamentaciones, porque, nos guste o no, solo existe el hoy y el ahora. Y por ello, con la intención de hacer realidad el mayor deseo de Hazel -conocer a su escritor favorito-, cruzarán juntos el Atlántico para vivir una aventura contrarreloj, tan catártica como desgarradora. Destino: Amsterdam, el lugar donde reside el enigmático y malhumorado escritor, la única persona que tal vez pueda ayudarles a ordenar las piezas del enorme puzle del que forman parte...

"El mundo no es una fábrica de conceder deseos". Esta es una de las duras y a la vez sabias lecciones que encontramos en Bajo la misma estrella, para mí una de las mejores novelas que he leído. La narrativa de John Green llega en esta obra a su punto máximo, explorando un sentido del humor más inteligente y y plagando el texto de metáforas y símbolos muy profundos, distanciándose de todo lo que había escrito hasta el momento.

En esta novela encontramos una historia no sólo de amor, sino de superación, narrada en primera persona por una chica de 16 años llamada Hazel. Ella sufre cáncer de pulmón desde que tenía 13 años y desde ese momento ha sido cerrada socialmente: se graduó en el instituto y apenas sale de casa. Hazel no tiene muchos propósitos en la vida más allá de revisiones médicas y leer una y otra vez su libro favorito, "Un dolor imperial", escrito por el ficticio autor Peter van Houten. Este personaje me pareció muy desarrollado y complejo para tratarse simplemente de una chica de 16 años: ella tiene la certeza de que va a morir y toda su vida gira en torno a ello. Hace reflexiones y tiene una visión de la vida que muchos adultos desearían.

En todo caso, la vida de Hazel da un giro inesperado cuando sus padres la obligan a ir a un grupo católico de apoyo para jóvenes con cáncer. Allí conoce a la persona que cambiará su vida para siempre: Augustus Waters, un superviviente de cáncer cuyo humor irónico sobre su enfermedad y su fortaleza ante los reveses de la vida consiguen romper los muros de protección de Hazel. Estos dos empiezan a enamorarse a medida que la trama avanza, y sufren malos momentos juntos como la ceguera de su amigo Isaac o la recaída de Hazel. A pesar de todo lo bueno que Augustus pueda ser, Hazel no quiere enamorarse porque tiene miedo de hacerle daño cuando muera. Para quitarle esa idea de la cabeza, Augustus pronuncia uno de los discursos más bonitos que he leído sobre el amor, el olvido y sobre aprovechar las oportunidades que la vida nos brinda.


El desarrollo de la novela en general no es triste, ya que aunque se trate de jóvenes enfermos, el humor y el romanticismo están siempre presentes por encima del dolor que están sufriendo. El viaje a Amsterdam constituye a la vez la cumbre y el inicio de la caída de la relación de Hazel y Gus. Después de toda la novela con la certeza de que es Hazel quien acabará muriendo, John Green nos regala un giro de trama aún más trágico: es Augustus quien está a punto de fallecer. Él se ha convertido en la granada que Hazel nunca quiso ser.


El desarrollo de las últimas páginas, en las que vemos la decaída de Gus desde un chaval carismático y enérgico a un joven absorbido por su enfermedad, constituyen la historia invertida de un héroe venido a menos. Por supuesto, la parte que siempre me hace llorar una y otra vez por muchas veces que la lea es ese prefuneral en el que Hazel pronuncia su discurso funerario para Augustus. En él se libera de una vez por todas y se da cuenta de que la vida sí ha merecido la pena porque ha conocido a su gran amor, que le ha dado "un infinito dentro de unos días contados". Después de la muerte de Gus, Hazel descubre que él también le escribió un discurso funerario a ella, el cual es sin duda alguna mi narración favorita de todos los libros que he leído hasta ahora. Sin perder la esencia cómica y romántica de Gus, John Green escribe una desgarradora despedida a la que Hazel no puede contestar, ya que el chico ya no está. En ella te das cuenta, una vez más, de lo mucho que Gus quería a Hazel, y ves que no se arrepiente de sus decisiones a pesar de que su tiempo juntos no fue tan largo como ellos hubieran querido.

Como conclusión de esta reseña, he de decir que Bajo la misma estrella ocupa uno de los lugares más altos en mi ranking de libros leídos. Me parece una historia entrañable, válida tanto para jóvenes como para adultos. Las lecciones que esta obra nos da sobre la vida son variadas y de una profundidad que realmente te hace reflexionar sobre si estás aprovechando correctamente tu tiempo en este mundo. Te hace darte cuenta que nuestro paso por aquí es limitado y que podría terminar mañana, y entonces piensas en todas las cosas lo que tienes que decir o hacer antes de que las agujas del reloj se paren.


Si os ha gustado este libro os recomiendo ver este vídeo de Fa Orozco sobre las metáforas de Bajo la misma estrella. Realmente te hace pensar en lo que has leído de una forma diferente.


No hay comentarios:

Publicar un comentario