miércoles, 18 de enero de 2017

Reseña: El oráculo oculto (Las pruebas de Apolo #1)

Título original: The hidden oracle (The trials of Apollo #1)
Autor: Rick Riordan
Año de publicación: 2016
Páginas: 320
Editorial: Montena (España)
Idioma original: inglés
Precio: 16'95 €

Consíguelo:


Sinopsis

¿Cómo castigas a un Dios? Convirtiéndolo en mortal. El joven Apolo decepcionó a su padre Zeus durante la guerra contra Gea, y como castigo ha sido enviado al mundo de los mortales convertido en un joven de 16 años llamado Lester Papadopoulos. Tras aterrizar en un callejón mugriento de Nueva York, Apolo sólo conoce una forma de sobrevivir: encontrar a un semidiós llamado Percy Jackson, y que él le conduzca hasta un enclave de semidioses moderno conocido como Campamento Mestizo.

El oráculo oculto es el primer libro de la nueva saga de Rick Riordan, y constituye un spin-off de Los héroes del Olimpo. El propio autor ha declarado que, aunque el protagonista es Apolo, a lo largo de la saga veremos a los personajes más conocidos de los libros anteriores.

Tenía muchas ganas de poder leer por fin este libro, porque soy una gran fan de las anteriores pentalogías y en general de la escritura de Rick Riordan. En esta nueva serie, el autor ha vuelto ha convencernos de que su humor e ironía, al igual que su imaginación, son incansables. 



Una de las cosas que más me atrajo fue el cambio de narrador: hasta ahora, los personajes que nos habían contado las historias habían sido semidioses, mitad deidades mitad humanos, y podías empatizar con ellos más fácilmente porque conocían los problemas del día a día. Ahora tenemos a alguien diferente: Apolo, el dios más vanidoso del Olimpo, convertido en mortal llamado Lester y a las órdenes de una niña de 13 años. Sus problemas para adaptarse a nuestra vida cotidiana, a su nuevo cuerpo para nada escultural y a la convivencia con sus hijos (de su misma edad) me han producido tanta risa como en su momento lo hicieron Percy y Leo.

El resto de personajes me han encantado porque se desvinculan casi completamente de lo que ya conocemos. Tenemos un poco de Percy, pero en quien realmente se enfoca Rick Riordan es en presentarnos a nuevos semidioses: hijos de Hebe, Nike, Tyche, Hefesto... También nos muestra un poco más a fondo una de mis relaciones favoritas: Nico y Will. Y por supuesto, Austin y Kayla, quienes, junto a Will, ayudan a Apolo a adaptarse al mundo mortal. No he podido disfrutar más con las escenas entre Apolo y sus hijos, son tan incómodas que te hacen reír en cuento empiezan.

Sin embargo, la semidiosa más importante en ese libro es una pequeña sin techo de 13 años: Meg McCaffrey. Esta niña, quien salva a Apolo de unos matones en Nueva York, resulta ser toda una sorpresa cuando al final del libro traiciona a nuestro querido dios.



Esto me lleva al siguiente punto: la trama. Al principio, no entendí muy bien a quién le podría interesar controlar todos los oráculos del mundo, pues la mayoría de los monstruos habían sido devueltos al Tártaro. Sin embargo, cuando entendí lo que estaba ocurriendo y quiénes eran los villanos (aunque en ese libro sólo se presente uno) sólo pude pensar una cosa: BRAVO. Creo que el Triumvirate va a constituir un antagonista a la altura de Cronos y Gea, y no puedo esperar para descubrir quiénes son los otros dos emperadores que acompañan a Nerón.

Por último, el regreso de Leo y Calipso ha constituido uno de mis momentos favoritos del libro. Lo primero, porque amo a Leo y estaba deseando que volviera. Y lo segundo, porque me encantó que vayan a ser personajes principales en las siguientes entregas y que vayan a acompañar a Apolo en su nueva aventura.




No hay comentarios:

Publicar un comentario